martes, 10 de abril de 2012

LA DANZA

Abeja en flor de manzano
Salió temprano aquella mañana porque casi no había hecho frío aquella noche y por eso la temperatura era muy suave desde bien pronto. Era una exploradora, y ya había visitado ese mismo manzanal ayer, y por lo que estaba oliendo hoy también tendrían sustancioso polen que llevarse a la colmena. Volvió enseguida a casa, y allí les danzó a todas con su bonito baile del ocho, dónde estaba aquel delicioso polen, cuánto había y la dirección a la que debían ir para encontrarlo. Una vez contemplado el baile, salieron un grupo de ellas al trabajo, contentas de cumplir con su deber.